Lunes 22 DE Octubre DE 2018
Nación

Iniciativa invita a proteger 110 mil hectáreas de bosques en Izabal

El proyecto Reducción de Emisiones por Deforestación Degradación de Bosques (REDD+) intenta involucrar a propietarios de áreas boscosas de ese departamento en una estrategia mundial a favor del medioambiente y la biodiversidad.

Fecha de publicación: 20-06-16
Unas 50 mil hectáreas de área boscosa podrían perderse en los próximos 15 años en la región de Izabal. Por: Claudia Méndez Villaseñor cmendezv@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

La Fundación para el Ecodesarrollo y la Conservación (Fundaeco) registra la pérdida de 160 mil hectáreas de bosque en los últimos 15 años. En ese periodo, comenta Marco Cerezo, director de la entidad, el área boscosa se redujo a 110 mil hectáreas. “Fueron deforestadas 55 mil 400 hectáreas entre 1991 y 2010”, afirma el experto en temas ambientales.

Una cantidad similar de área boscosa en ese departamento también podría perderse en los siguientes 15 años, advirtió Cerezo. De allí la necesidad de impulsar proyectos innovadores que no solo velen por el cuidado “romántico” de los árboles sino que también generen beneficios económicos a propietarios individuales y colectivos de los bosques restantes.

De acuerdo con Cerezo, REDD+ (el signo más significa que además de cuidar el bosque se protege la biodiversidad) se refiere a un mecanismo financiero de Naciones Unidas que consiste en pagos de países ricos (grandes generadores de gases efecto invernadero) a países pobres (afectados por el fenómeno) destinados a proteger los bosques y así evitar la expulsión al ambiente del dióxido de carbono acumulado en los árboles. Esto sucede, principalmente, cuando ocurren incendios forestales, añade.

“En este momento, el cuidado del bosque resulta un gasto para los dueños, pero con REDD+ se busca que esta acción se convierta en una actividad generadora de pagos y de ingresos para ellos”, señala el director de Fundaeco.

Cerezo comenta que el Gobierno de Guatemala ha comenzado a crear los marcos jurídicos e institucionales con el fin de impulsar este tipo de iniciativas en el país. “Ahora existen dos proyectos, Guatecarbón y proyecto Lacandón”, menciona Cerezo.

Cada hectárea de bosque puede acumular 174 toneladas de carbono, según determina un estudio de Cobertarura de Bosque.

Cada hectárea de bosque puede acumular 174 toneladas de carbono, según determina un estudio de Cobertarura de Bosque.

En el Caribe

Con el apoyo de investigadores de la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), Fundaeco ha conseguido medir y calcular la cantidad de carbono que podrían ofrecer al mercado los bosques del departamento, por medio de títulos de unidades verificadas de carbono (VCU, en inglés).

Con la UVG se hizo un Estudio de Cobertura de Bosque con imágenes satelitales con el que se reportó cuánto queda de área forestal en Izabal. Luego se diseñaron parcelas de muestra y se midió, literal, cada árbol y raíz de 10 centímetros de diámetro, agrega Cerezo.

Fue así como se estableció que cada hectárea de bosque puede acumular 174 toneladas de carbono, lo cual equivale a 633.3 toneladas de dióxido de carbono.

El estudio se efectuó en los últimos tres años.

Este dato es importante para los propietarios de bosque, ya que cada tonelada de dióxido de carbono equivale a un certificado VCU, que podría alcanzar un valor de US$10 tras la firma de los compromisos de París, en la COP21.

“Podrían llegar a venderse hasta 460 mil certificados al año”, asegura Cerezo.

Naciones Unidas podría pagar a los países pobres para que estos puedan proteger los bosques y los recursos naturales.

Naciones Unidas podría pagar a los países pobres para que estos puedan proteger los bosques y los recursos naturales.

Quiénes pueden participar

Cerezo menciona que en Izabal hay unas 600 personas propietarias de bosques, de los cuales 300 son dueños de la mayor cantidad de área forestal.

“La idea es que todos se sumen para que el área a proteger incluya las 100 mil hectáreas”, indica.

Por el momento, Fundaeco ha logrado interesar a una centena de propietarios, quienes han confirmado su decidida participación en el proyecto.

Con ellos se tiene ya identificada un área de 37 mil hectáreas, la mitad de la meta con la cual REDD+ intenta arrancar en noviembre próximo.

Otras 50 comunidades dueñas de bosque también podrían participar en esta iniciativa.

A quién buscar

Los interesados en involucrarse en el proyecto REDD+ pueden buscar en Guatemala a César Barrios en el número de teléfono: 2314-1921 y en Izabal a Oswaldo Calderón al 4564-5051.


54%

De los bosques del país han sido deforestados a causa de la agricultura.

55

Mil 400  hectáreas de áreas boscosas de Izabal se perdieron entre 1991 y 2010, esto corresponde a una tasa de deforestación del 3.13 por ciento, una de las más altas de América Latina.

2

Proyectos REDD+ se impulsan en la actualidad en Guatemala.

Etiquetas: