Lunes 15 DE Octubre DE 2018
Opinión

Unidad, frente a la adversidad

Con ello podrían recuperar la confianza de las bases en donde hay una militancia activa.

— Miguel Ángel Albizures
Más noticias que te pueden interesar

 

Empiezan a circular las fotografías de posibles candidatos a la presidencia y el espectro político no puede ser más deprimente, pues va de la extrema derecha fascistoide, al centro derecha, mientras la izquierda está lejos de ser representada y es lógico, pues hasta el momento, no solo está resquebrajada, sino tampoco tiene liderazgos confiables que sean capaces de aglutinar a amplios sectores y enfrentar este tipo de candidaturas que son más de lo mismo.

La reunión de Thelma Aldana con la URNG, ha dado mucho que hablar en las redes sociales, pues la verdad, creo que ninguno esperaba esa reunión en momentos que el horizonte se oscurece y la carencia de personalidades progresistas es casi nula. Las criticas desafortunadas no se hicieron esperar, la desaprobación, el insulto, el descrédito ocuparon un lugar importante y las propuestas concretas han brillado por su ausencia, pues seguimos siendo buenos para criticar y condenar, pero no para construir el instrumento político alternativo que pare el avance vertiginoso del fascismo en Guatemala.

El problema sigue siendo el mismo, los sectores progresistas o democráticos, si así puede llamárseles, hasta el momento han sido incapaces de sentarse y dialogar seriamente sobre una alianza estratégica, no solo para hacerle frente a la crítica situación que vivimos, sino también para las próximas elecciones, pues cada expresión política se siente fuerte, capaz de disputar el poder sin hacer ningún tipo de alianzas. Los otros, según ellos, son mediocres y oportunistas y nunca falta el señalamiento a determinado dirigente del movimiento popular o político con lo cual justifican su posición antiunitaria.

No voy a mencionar nombres, pero hay expresiones progresistas o catalogadas de izquierda, que podrían poner en qué pensar a la oligarquía y a los partidos y candidatos que apoya y financia, si esas fuerzas empezaran a construir la más amplia alianza electoral y presentaran una alternativa política con un programa de gobierno transformador y posible de realizar. Con ello podrían recuperar la confianza de las bases en donde hay una militancia activa con capacidad de organización y de propuesta que espera que la dirigencia nacional de esas expresiones, sean capaces de construir una alternativa unitaria.

Se necesita dejar los sectarismos e intereses personales y de grupo por un lado, anteponer los intereses del país y hacerle frente al fascismo, representado hoy en día, no solo por el presidente y sus asesores más cercanos, sino también por el tipo de partidos y candidatos que disputarán las próximas elecciones. Los tiempos actuales, no son para que, quienes queremos un mejor futuro para las nuevas generaciones, nos tiremos los platos por la cara, sino para que construyamos la más amplia alianza político social.

Etiquetas: